blogger widgets Blogspot Tutorial

Hot News

Enter your email address:

Delivered by FeedBurner

Pages

sábado, 5 de noviembre de 2011

Guy Fawkes, el hombre tras la máscara de Anonymous

Guy Fawkes, el hombre tras la máscara de Anonymous

Anonymous es uno de esos nombres que a lo largo del último año ha proliferado en los medios de información. Algunos lo califican como una organización terrorista. Otros como una jerarquía compleja cuya cúpula es identificable. La realidad es que Anonymous no es más que lo que su propio nombre significa: gente anónima. Gente que aprovecha el anonimato de internet para luchar por sus objetivos, aunque no tienen por qué siempre las mismas personas, ni perseguir los mismos fines.





El conocimiento es libre.
Somos Anónimos.
Somos Legión.
No perdonamos.
No olvidamos.
¡Esperadnos!

Todo esto surgió en Internet, en la popular web 4chan en 2003. Desde entonces, las cosas han cambiado mucho, y los Anonymous han salido a las calles, dejándose ver de forma continua en las manifestaciones y protestas que han recorrido el mundo en los últimos meses. Para ello, han decidido simbolizarlo con una máscara. Una máscara popularizada por el cómic (y más tarde la película) “V de Vendetta”, cuyo origen real está en 1604, en un tipo llamado Guy Fawkes.

I: Máscara de Guy Fawkes, y de los Anonymous

Guy Fawkes fue uno de los muchos recusantes que hubo en Inglaterra entre los siglos XVI y XVII. Al igual que Tomás Moro había hecho a comienzos del siglo XVI, Guy Fawkes defendió por encima de todo la religión católica, pese a ser algo perseguido tras la instauración de la Iglesia Anglicana tras la reforma protestante. Pero a diferencia de otros recusantes, Guy Fawkes junto a otros provinciales católicos, llevaron la lucha por el catolicismo hasta el máximo extremo.

Su lucha activa alcanzó su máxima exposición al convertirse en el brazo ejecutivo de la Conspiración de la Pólvora. Esta conspiración fue un complot complejo que se organizó a lo largo de dos años con Robert Catesby a la cabeza. El objetivo era simple, eliminar al rey Jacobo I junto a la mayor parte de la aristocracia protestante que había llevado a la religión de Catesby y Fawkes a ser una religión minoritaria y perseguida.

La primera reunión tuvo lugar en la primavera de 1604, cuando se reunieron Robert Catesby, Thomas Winter y John Wright de forma secreta para encontrar un posible fin a la represión anglicana. Cuando hubieron concretado sus posibles pasos a seguir, se pusieron en contacto con Guy Fawkes, un inglés que había combatido junto a la Armada Española en la guerra de tintes religiosos contra las Provincias de los Países Bajos, saltándose todas las prohibiciones del estado inglés sobre luchar de la mano de los españoles.

II: Los conspiradores de la pólvora

En verano de 1605, el grupo de conspiradores ascendía al número de 13, y el plan era claro. Alquilaron un local bajo el Parlamento, donde poco a poco fueron llevando pólvora hasta conseguir reunir 36 barriles repletos. El plan era esperar hasta que el Parlamento abriera las puertas para así volarlo por los aires con todos aquellos que permitían la represión de los católicos.

Pocos días antes de la apertura del parlamento, una carta alertando a uno de los pocos católicos en el Parlamento para que no se presentase al día siguiente, hizo levantar las sospechas. Al principio hubo bastante escepticismo sobre la veracidad del aviso, pero por precaución, el 4 de noviembre de 1605, la noche anterior a la apertura del parlamento, se llevó a cabo el registro del Parlamento y todos los locales cercanos, encontrando a Guy Fawkes mientras ultimaba los preparativos del atentado.

Gracias a la tortura, consiguieron que Fawkes confesara los nombres del resto de conspiradores, siendo la gran mayoría de ellos ejecutados por traición frente al mismo sitio que quisieron volar. Para aquel 31 de enero de 1606, el gobierno inglés vendió entradas para el ajusticiamiento de los traidores. Todos fueron colgados del cuello con una soga, impidiendo que sus cuellos se rompieran. Después les seccionaron los genitales, tirándolos al fuego mientras todavía estaban vivos. Por último, les destriparon, les arrancaron el corazón, les decapitaron y descuartizaron.

III: La noche de Guy Fawkes (1776)

Aquella ejecución pasó a la historia de Inglaterra como un día para celebrar la noche en la que los traidores fueron ajusticiados, en la que recreaban a Guy Fawkes con una máscara. Posiblemente así se habría mantenido para siempre, de no ser porque este personaje fue recuperado en V de Vendetta, el comic escrito por Alan Moore e ilustrado por David Lloyd.

Este comic está ambientado en una Inglaterra tras una guerra nuclear sometida a un gobierno totalitario fascista. Contra ese gobierno, surge la imagen de un vengador anarquista, quien recupera la imagen antitotalitaria de Guy Fawkes y su máscara, olvidándose de cualquier vestigio religioso.

Y ésta es la misma máscara que los Anonymous han decidido utilizar como imagen. Una imagen de lucha contra lo que ellos consideran un estado opresor. Pero sobretodo, una imagen que garantiza el mismo anonimato, no de Guy Fawkes, sino del protagonista de V de Vendetta.

0 comentarios:

Publicar un comentario