blogger widgets Blogspot Tutorial

Hot News

Enter your email address:

Delivered by FeedBurner

Pages

jueves, 19 de enero de 2012

El FBI cierra Megaupload y detiene a su creador Kim 'Dotcom'

Kim Schmitz es un empresario de origen alemán que se encuentra dentro de los diez residentes más ricos de Nueva Zelanda. Es conocido por su debilidad con las mujeres y por excentricidades como ofrecer US$ 10 mil de recompensa por la captura de Osama Bin Laden, poseer tres autos de lujo con las placas “Wanted” (“Se busca”), “Guilty” (“Culpable”) y “God” (“Dios”) y ser propietario de una mansión valorizada en US$ 20 millones en Auckland; pero es famoso por encima de todo por fundar Megaupload.

Schmitz, también conocido como “Kim Dotcom”, “Kimble” o “Kim Tim Jim Vestor”, fue detenido el jueves, precisamente en Nueva Zelanda, a pedido de los Estados Unidos por los cargos de violación de derechos de autor desde sus 18 sitios de la red Mega, lavado de dinero y hasta por conspiración de crimen organizado.

El hombre de 37 años es acusado de liderar la “red criminal” en su condición de director y único accionista de Vestor Limited, compañía que supuestamente encubría las actividades de Megaupload. Schmitz permanece detenido de manera provisional junto a tres de sus trabajadores.

Si bien “Kim Dotcom” ganó popularidad por empujar el coche de Megaupload, desde mucho antes destaca en la industria de la tecnología como hacker. Es más, por ingresar sin permiso a redes corporativas terminó con dos años de libertad condicional en 1998 y en 2001 fue condenado a 20 meses de cárcel por malversación de fondos y abuso de información privilegiada en la bolsa.

En 2005 fundó el imperio Megaupload, con el cual habría generado a su favor unos US$ 175 millones durante los años que funcionó el servicio de descargas directas. Sus páginas dominaban el 4% del tráfico de Internet y tenían registradas a 150 millones de personas.

 La operación se ha dirigido contra dos compañías, Megaupload Limited y Vestor Limited, y en estos momentos las páginas web Megaupload y Megavideo no están disponibles. Tampoco se puede acceder a Megapix, Megalive y Megabox.
Una larga temporada en la cárcel

Un gran jurado de Virginia acusó el pasado 5 de enero de delitos relacionados con la propiedad intelectual y el blanqueo de capitales a siete responsables de la web, cargos por los que podrían ser condenados a décadas de cárcel. Sólo las imputaciones por conspiración para blanquear dinero y conspiración mafiosa

contemplan penas de hasta 20 años de prisión.

De los imputados, cuatro han sido detenidos este jueves en la localidad neozelandesa de Auckland. Entre ellos figura el principal responsable de Megaupload, Kim Dotcom, y sus compatriotas Finn Batato y Mathias Ortmann y el holandés Bram van der Kolk. Otras tres personas (el eslovaco Julius Bencko, el alemán Sven Echternach y en estonio Andrus Nomm) permanecen en paradero desconocido.

En total se han cerrado 18 dominios asociados a la web de descargas, han realizado también más de 20 registros en Estados Unidos, Canadá y Países Bajos que se han saldado con incautaciones de bienes por valor de 50 millones de dólares.

500 millones de dólares en pérdidas

Según los agentes del FBI que han trabajado en la operación de ciberdelincuencia se calcula que las actividades de esta página web y de otras afines han supuesto perjuicios de 500 millones de dólares en derechos de propiedad intelectual. Además, según la nota distribuida, durante más de cinco años han logrado 175 millones de dólares en beneficios gracias a la publicidad y a los pagos de los usuarios de cuentas 'premium' que son de pago por su suscripción mensual u anual.

No en vano, las web dice haber logrado más de mil millones de visitas --50 millones al día-- y cuentan con más de 150 millones de usuarios registrados. Según la nota, representan el cuatro por ciento del tráfico global en Internet.

La imputación recoge que los responsables crearon un sistema mediante el cual premiaban a los usuarios que subiesen a las páginas contenidos con un alto número de visitas, lo que lograban a través de su popularidad en portales aglutinadores de enlaces. Usaban estas web al margen "para publicitar su contenido ilegal" y evitaban mencionar los contenidos en sus propios portales, incluso descartado de la lista que recoge los enlaces con mayores visitas los contenidos susceptibles de ser ilegales.

Además, los propietarios no eliminaron las cuentas de usuarios incumplidores con las leyes de 'copyright' y acataban la norma retirando sólo "selectivamente" los contenidos denunciados por ilegales. "Por ejemplo, cuando alguien denunciaba que un archivo infringía la norma, los imputados desactivaban un único vínculo al archivo, dejando el contenido de forma deliberada y engañosa disponible para millones de usuarios".

La operación se produce en plena polémica por la legislación anti-piratería que discute el Congreso y conocida popularmente con las siglas de SOPA. Páginas web como Wikipedia o Google se sumaron ayer a una protesta masiva contra esta ley, que ha comenzado a generar deserciones incluso entre los congresistas que inicialmente la promovieron.

0 comentarios:

Publicar un comentario